Hay situaciones que nos enfrentan a realidades duras que son poco congruentes con la idea de celebrar...


No importa si se fracasa, si hay alguien que lo haga mejor, o si hay que enfrentarse a críticas. No es una competencia.