Los vínculos que se resisten a evolucionar tienden a disolverse.


La compasión, permite tejer comunidad con hilos de gestos y rituales para afrontar el trauma y encauzar el dolor social