No importa si se fracasa, si hay alguien que lo haga mejor, o si hay que enfrentarse a críticas. No es una competencia.


Nadie nace odiando a otra persona por el color de su piel, su origen o su religión