Vivir reaccionando a los estímulos que nos generan emociones negativas nos va convirtiendo en nuestra peor versión...


Ante la inevitable realidad de las cosas que terminan, el duelo trabaja para admitirlo.