La inseguridad laboral es uno de los factores de estrés más dañinos que los profesionales suelen enfrentar.