Ante la inevitable realidad de las cosas que terminan, el duelo trabaja para admitirlo.


El humor es una manifestación humana que podemos rastrear desde el inicio de los tiempos.