Ante la inevitable realidad de las cosas que terminan, el duelo trabaja para admitirlo.


Los vínculos que se resisten a evolucionar tienden a disolverse