Emigrar es un proceso complejo que provoca gran movilización emocional desde el momento en que se toma la decisión.


Ante la inevitable realidad de las cosas que terminan, el duelo trabaja para admitirlo.