Los medios y la actividad digital ocupan cada vez más espacios ¿Está bien que eso suceda?