Lo primero es que no podemos ocultar la realidad, ni decirles que no está pasando nada...


¿Por qué si nuestros hijos son tan competentes y tienen capacidades extraordinarias, toleran tan poco la frustración?