¿Qué pasaría si incluyéramos en nuestra rutina hábitos que nos hicieran más inteligentes emocionalmente?


Tal vez la definición actual más simple es: La dificultad en el aprendizaje de la lectura y escritura.