El estrés puede afectar a cualquier persona que se sienta abrumada, incluso a los niños.