Lo más importante es que ante el duelo y la muerte, el niño no pierda la confianza en sus afectos más seguros.


Debemos partir del punto que no somos buenos para todo, que tenemos fortalezas y debilidades...