Además de los propios eventos navideños, las vacaciones escolares de los hijos agravan los síntomas de estrés...


La adolescencia es para vivirla, disfrutarla, aprenderla y no para sufrirla!