16/08/2018 - Leído 409304 veces

GENERACIÓN PERFECTAMENTE IMPERFECTA

Calidad de vida Desarrollo infantil Orientación escolar Orientación familiar

GENERACIÓN PERFECTAMENTE IMPERFECTA

    Las competencias y exigencias a nivel mundial en la actualidad han llevado a nuestras familias a un ritmo acelerado, donde los espacios de pausa son casi inexistentes. Nuestros tiempos transcurren entre agendas apretadas y altas expectativas que deben ser cumplidas a cabalidad. Lamentablemente esta situación se ha extendido a la infancia, es decir, a los niños que tenemos cerca.


    Es esperado que los niños de hoy en día manejen a corta edad más de dos idiomas, lo que implica una larga jornada escolar, destacarse en un deporte o afición musical que también conlleva horas de práctica. Hasta ahora todo parece prometedor, estamos formando niños completos, integrales, capaces de desenvolverse como pez en agua en el mundo actual.


    La pregunta más frecuente en estos momentos sería ¿por qué si nuestros hijos son tan competentes y tienen capacidades extraordinarias toleran tan poco la frustración?  ¿Por qué requieren de tanto apoyo para poder consolidar sus metas?


Luego de leer varios artículos en donde se define a esta generación, como la generación z, de cristal, insaciable entre otros nombres, siendo madre de dos niñas, puedo decir que esta generación es sin duda demandante de atención y colaboración por parte de los adultos que la rodean. Es decir, nosotros los padres nos adelantamos a cubrir tanto sus necesidades , que caemos en el error de resolver y ayudar,  aunque parezcan que son ellos los que se esfuerzan.


¿Cuántas veces le hacemos el bolso de natación o de futbol a nuestros hijos? ¿cuántas veces buscamos en el chat la tarea que olvidó copiar o el tema que no completó en el salón? ¿cuántas veces nos esmeramos realizando una exposición o maqueta del colegio, haciéndoles saber que somos sus salvavidas dentro de la marea y que además somos los responsables de que todo salga bien? ¿hasta qué punto los hacemos capaces de asumir sus actos y sus deberes? he allí un punto importante:  formarlos para la vida si! Y que tomen conciencia de sus responsabilidades también!!


    Hacerle todo a nuestros hijos no los hará más exitosos, por el contrario, los hará dependientes del otro, minimizará sus iniciativas propias, comprenderán a muy corta edad que lo que logran no es producto de su mayor esfuerzo, si no de los soportes externos, entonces ¿qué pasará cuando ese soporte no esté? A la menor equivocación se quiebran o se deshacen como azúcar en el agua, evadiendo completamente la situación y poniendo en el otro la responsabilidad de lo que salió mal.


    Mas allá de exponerlos a la frustración al error, (del cual seguro aprenden), nuestra obligación como padres darles herramientas para que logren identificar sus fortalezas pero también sus debilidades, es enseñarles que no son perfectos y que no deben serlo, que no son un producto de exportación al que exhibimos con orgullo, que seremos su apoyo cuando no estén en su mejor momento, pero que deben ser responsables de sus actos, de sus deberes y de su disfrute.


Anni Rodríguez de Medero

Licenciada en Educación

Equipo tu Terapia en línea


Si te identificas con este caso y consideras que necesitas terapia, pide tu cita aquí: 



 
Regresar

¿Te gusta este post? Compártelo!