22/01/2019 - Leído 242055 veces

¿QUÉ ES LA VIOLENCIA DE GÉNERO?

Autoestima Depresión Divorcio Orientación familiar Pareja Rupturas Separaciones VIOLENCIA DE GÉNERO VIOLENCIA SEXUAL

¿QUÉ ES LA VIOLENCIA DE GÉNERO?

Hablamos de violencia de género cuando una persona trata de controlar y de ejercer poder sobre su pareja en el contexto de una relación sentimental. En la mayoría de los casos, los mal tratadores son hombres y las víctimas mujeres.También, aunque poco frecuente, se dan casos de mujeres maltradoras. Cualquier persona en cualquier tipo de hogar, puede verse afectada por la violencia de género.  Hay unas primeras señales que te deben hacer reflexionar acerca de tu relación, podrían ser sensaciones incipientes que a lo mejor crees que no tienen mayor importancia, sin embargo, sabes que algo no está del todo bien cuando:

  • Le tienes miedo a tu pareja.

  • Tienes que andar siempre con cuidado debido a sus cambios de humor.

  • Dedicas mucho tiempo a pensar en qué estado de ánimo estará y te centras siempre en sus necesidades.

  • Ha intentado agredirte físicamente a ti o a tus hijos.

  • Tu pareja ha sido maltratadora en una relación anterior.

  • Critica a tu familia y amigos y dificulta que los puedas ver a solas.

  • Es celoso(a) y te acusa de flirtear y de tener relaciones sentimentales con otras personas.

  • Habitualmente te cuestiona y critica delante de otras personas, sobre tu aspecto, tu vestimenta y tus habilidades como madre (padre), entre otros temas.

  • Tus propias necesidades son ignoradas o desvalorizadas y él es quien toma todas las decisiones en la relación.

  • Exige conocer las contraseñas de tu cuenta de correo electrónico y de tus páginas de redes sociales.

Existen muchos tipos diferentes de abuso, incluso podrían darse todos juntos dependiendo de la personalidad del maltratador y del nivel de  aceptación de la víctima, recuerda qua para que exista un maltratador debe existir alguien dejándose maltratar, por eso se habla de la co-responsabilidad del maltrato.

TIPOS DE ABUSO

1.     ABUSO FÍSICO

Es posiblemente la forma más reconocible de abuso. Puede ocasionar daños físicos y en algunos casos, poner la vida en riesgo. Hablamos de abuso físico cuando la víctima es objeto de golpes, empujones, quemaduras, cortadas, y otras formas de agresión. En niveles muy perversos te amordazan cuando quieres gritar durante el enfrentamiento físico, te violan y te empujan por las escaleras estando embarazada o incluso emplean objetos  contundentes para ejercer mayor acción física.

No siempre deja cicatrices visibles. No menosprecies lo que te está pasando. Generalmente las cosas empeoran.

2.    ABUSO EMOCIONAL

El abuso emocional constituye un modo altamente eficaz de establecer un desequilibrio emocional, es invisible o intangible para cualquier persona externa. Hablamos de abuso emocional cuando te menosprecian verbalmente, te critican desde la apariencia hasta tus actividades, recibes amenazas de muerte y hasta suicidio.

El maltratador invade completamente tu espacio vital, supervisa y controla constantemente  las llamadas telefónicas, te leen los mensajes de texto o los correos electrónicos, te espían en casa mediante el uso de cámaras ocultas instaladas en el hogar. En casos de violencia extrema, pueden llegar a romper cosas como el carro, los muebles, la ropa u otros artículos del hogar. Utiliza  insultos y lenguaje despectivo para referirse a ti delante de otras personas.

El abuso emocional es tan perjudicial como la violencia física. En casos severamente patológicos, pudiesen incorporar la violencia física como único mecanismo de vinculación con la víctima.

3.    ABUSO SEXUAL

Hablamos de abuso sexual cuando te obligan a sostener relaciones sexuales a la fuerza. Cuando existe una dinámica de control y abuso dentro de una relación sentimental, la probabilidad de que haya coacción y abuso sexual es alta. Para las mujeres víctimas de maltrato por parte de sus parejas, la negociación de una relación sexual libre e igualitaria es mucho más difícil.

Casos dramáticos de violencia desmedida incluyen violaciones delante de los hijos o en momentos en los que se está particularmente vulnerable, por ejemplo, tras haber dado a luz. Te degradan sexualmente, inclusive mediante el uso forzado de pornografía dura.

4.    ABUSO FINANCIERO

El abuso financiero, es un tipo de violencia doméstica en el que el abusador utiliza el dinero como medio para controlar a su pareja. Se trata de una técnica  que el abusador emplea para ganar poder y dominancia, diseñada para arrinconar a la mujer en un estado de completa indefensión y total dependencia financiera.

Hablamos de abuso financiero cuando hay un  control excesivo de las finanzas del hogar, no te dejan tener unos ingresos propios que te permitan ser independiente económicamente, tienes que justificar todas las compras y gastos, aportando los recibos y tickets de los mismos. El maltratador tiene que tener el control total de todos los movimientos, te prohiben comprar artículos de uso personal,  te confiscan tus tarjetas bancarias y vacían las cuentas bancarias conjuntas, falsifican tu firma en los cheques y te retienen el dinero si no accedes a tener relaciones sexuales.

Usualmente cuando las parejas se separan, se agudiza el maltrato financiero, te niegan el  dinero para la manutención de tus hijos y para pagar las facturas del hogar.

Es vital solicitar ayuda no sólo psicológica, también  legal para poder hacerle frente a las maniobras de un maltratador. Recuerda que ninguna religión o cultura acepta la violencia doméstica, está  descrita como "el más democrático de todos los delitos". Esto significa que la violencia doméstica puede afectar a cualquier persona en una relación íntima.

Si crees que pudieses estar en una relación de maltrato, puedes solicitar información y apoyo a los especialistas de tuterapiaenlinea.com.


Si te identificas con este caso y consideras que necesitas terapia, pide tu cita aquí: 

http://tuterapiaenlinea.com/?sec=directorio.php


(Adaptación realizada por el equipo de especialistas de TTL en base al escrito de Womans AID)


 
Regresar

¿Te gusta este post? Compártelo!