31/01/2019 - Leído 85408 veces

LOS ABUELOS, UN APOYO EN LA CRIANZA

Desarrollo infantil Orientación familiar

LOS ABUELOS, UN APOYO EN LA CRIANZA


Image

Los abuelos son una de las bases más importantes de nuestra sociedad. Ellos sustentan la experiencia y son la memoria histórica viviente de nuestras culturas, tradiciones y orígenes. En las culturas indígenas, son considerados los responsables de la sabiduría colectiva y médica del resto de la comunidad, se les respeta, se les quiere y se les tiene en el más alto escaño social.

Los consentidores abuelos les permiten a sus nietos experimentar e introyectar el significado de la familia extendida, la sensación de pertenencia, de arraigo y así poder construir la historia y tradiciones con base vivencial que le ayuda al desarrollo de su inteligencia emocional y social.

Los abuelos constituyen un manantial de amor y atención incondicional con los nietos, el cotidiano ¨vamos a visitar a los abuelos¨ les permite coexistir con figuras necesarias, cariñosas, de las cuales pueden disfrutar y aprender. 

Actualmente, un 45 % de los abuelos se ocupa del cuidado de los nietos, lo que los coloca de nuevo en un rol protagónico en la crianza y bienestar de los nietos. 

Estos últimos pueden ser de diversas edades, así encontramos unos jóvenes, otros que no lo son tanto y otros que más bien requieren cuidados y atención, todos merecen nuestra admiración y estima.

Independientemente de la edad, es tarea de los padres fomentar en sus hijos  el vínculo desde que nacen, enseñarlos a cooperar si tienen un estado de salud débil, motivar con el ejemplo a acompañar con paciencia  y amor a sus abuelos.

LAS RELACIONES INTERGENERACIONALES

Los padres tienen una gran responsabilidad en la crianza de los hijos, además de tener la carga económica, familiar, social y escolar que ésto conlleva, por tanto, para los abuelos es más fácil disfrutar de los niños al estar más libres de esta presión.

Sin embargo, hay situaciones del hogar generalmente relacionadas con el cumplimiento de las rutinas y normas, en las que los que abuelos y padres tienden a tener diferencias, jamás deben convertirse en irreconciliables, hay que dialogar, evitar conflictos y no sabotear la disciplina impuesta por los padres.

Al abordar las diferencias entre padres y abuelos, es importante reconocer la sabiduría y experiencia de los segundos y la necesidad del debido reconocimiento, manteniendo siempre el respeto por la autoridad que ejercen los padres. Es muy conveniente que los abuelos no les digan a sus hijos como proceder, principalmente en presencia de los nietos, esto podría hacer sentir al nieto algo confundido sobre quién tiene realmente la autoridad. 

PASAR TIEMPO CON LOS NIETOS

Pasar tiempo con los abuelos supone para los nietos comprender que tienen más personas de confianza, además de sus padres, que también le quieren y les cuidan como si fueran sus propios hijos.

No todos los abuelos están en las mismas condiciones físicas, emocionales, incluso podrían ser abuelos activos laboralmente, pero hay muchas maneras de promover y sacar el mayor provecho del tiempo compartido:

•    Destinar un espacio para compartir con los nietos actividades que sean del agrado de todos.

•    Descubrir las pasiones de los nietos y convertirlas en ¨pasiones compartidas¨.

•    Enseñar a los nietos habilidades y destrezas que podrían ir pasando de generación en generación.

•    Fluir en el rol de abuelos, dejarse llevar por las inquietudes y curiosidades de los nietos, puede ser fuente de aprendizaje.

COSAS QUE HACEN MEJOR LOS ABUELOS QUE LOS PADRES

1.    Transmiten valores, no es que los padres no puedan hacerlo, pero los abuelos tienen una mayor experiencia de cómo hacer entender a los hijos la diferencia entre el bien y el mal.

2.    Narran mejor las historias familiares, los abuelos tienen tan buena memoria que recuerdan detalles que incluso los propios padres olvidan y terminan siendo anécdotas divertidas y placenteras.

3.    Son mejores confidentes, no juzgan como los padres, orientan con la sabiduría de la experiencia, ganándose la confianza de los hijos.

4.    Son cómplices amorosos, regañan menos y no imponen las normas, lo que abre un espacio de confianza único, así los padres tendrán la certeza de que sabrán lo necesario de sus hijos y se sentirán apoyados por los abuelos.

5.    Son excelentes mediadores entre los hijos y los padres cuando se presentan conflictos.

Un niño que aprende cosas buenas de los abuelos crecerá mucho internamente y podrá tener mejores relaciones interpersonales gracias al haber desarrollado una inteligencia emocional y social.

Los abuelos pueden ofrecerse para cuidar a sus nietos, pero sin descuidar el tiempo de esparcimiento propio y no sobrecargarse.  Los nietos tienen que aprender de la vejez y de la posibilidad de pérdida, en compartir con sus abuelos, lo que les permite crecer en un mundo real.

Es muy importante que los abuelos representen un remanso de paz y sabiduría para hijos y nietos.

Heika Laurens Conde

Psicóloga de TTL

¿Deseas solicitar una consuta con esta especialista?

Ingresa a este link y agenda tu cita

 
Regresar

¿Te gusta este post? Compártelo!