29/08/2019 - Leído 1021447 veces

XENOFOBIA: HERIDA SOCIAL Y PSICOLÓGICA

Ansiedad Bullying Conflictos laborales Depresión Duelo Procesos migratorios Stress

XENOFOBIA

HERIDA SOCIAL Y PSICOLÓGICA


“Nadie nace odiando a otra persona por el color de su piel, su origen o su religión”

Nelson Mandela


La xenofobia se define como el miedo, desprecio u odio a las personas que provienen de una nación o una cultura diferente a la propia, es decir, extranjeros, incluidas sus manifestaciones culturales, su lenguaje o sus diferentes costumbres.

Las manifestaciones de la xenofobia pueden llegar a ser con un alto grado de violencia (asesinatos, golpizas), hasta formas más sutiles de rechazo. Lo cierto es que sus manifestaciones pueden ser el resultado de traumas sociales.

Las actitudes, gestos y acciones xenófobas no solamente son éticamente reprobables para la mayoría de las naciones modernas, sino también ilegales: muchos códigos penales los contemplan como delito punible por ley, en un intento por impedir los discursos del odio y las venganzas sociales.

Existen muchos casos de xenofobia en el transcurso de la historia, tales como: la persecución de los judío en la Europa del nazismo, la segregación en la isla La Española, el conflicto árabe palestino, frontera México y Estados Unidos.


“Espero que las personas finalmente se den cuenta de que solo hay una raza -la raza humana- y que todos somos miembros de ella”

Margaret Atwood


En la actualidad los venezolanos ante la masiva inmigración por la crisis económica, política y social que vive el país, están sufriendo de este mal social y psicológico.

Recientemente el portal RVactual publicó una noticia sobre el recrudecimiento de la xenofobia contra los venezolanos, en especial describieron casos en países como Ecuador, Perú y Colombia: https://www.vtactual.com/es/xenofobia-venezolanos/

Ahora bien, ¿existen consecuencias sociales con actos xenofóbicos? ¿existen consecuencias psicológicas cuando sentimos rechazo o xenofobia? La respuesta es definitivamente sí.

Tanto la xenofobia como el racismo tiene una consecuencia muy clara: la discriminación. Cuando se discrimina a alguien, se lo separa del grupo y es muy susceptible de recibir ataques como consecuencia de un prejuicio. La discriminación puede ser de dos tipos:

•    Social: es la que se produce en el seno de una comunidad cuando un individuo o un grupo de individuos actúan con discriminación frente a otros u otros.

•    Institucional: se produce cuando las leyes de un país regulan una situación que discrimina a un grupo de personas.

Pero la discriminación puede tener secuelas psicológicas de importancia que afecta áreas vitales de la persona como son la dificultad para conseguir empleo, abandono escolar, exclusión social, desembocando posteriormente todo esto en mayores consecuencias a nivel psicológico con síntomas de ansiedad, tristeza, a mayor grado, depresión y sobre todo sentimientos de soledad.

Si se sufre de discriminación se debe abordar dos vías: la legal y la psicológica. En cuanto a la legal se refiere acudir a las instancias de denuncias según sea el hecho discriminatorio.

Según Esther Pineda (2018), con relación a la psicológicas las consecuencias pueden ser infinitas, alguna de ellas son:

•   Un desarrollo insuficiente de la estima primaria, junto con sentimientos de desesperanza, depresión y una perspectiva autodestructiva general.

•   Una marcada propensión a la ira y la violencia.

•   Sentimientos extremos de sospecha. Violencia contra uno mismo, los bienes y otros, incluidos los miembros del propio grupo, es decir, amigos, parientes o conocidos.

•   Una socialización racista y (racismo internalizado).

•  Incapacidad aprendida, privación de la alfabetización, auto concepto distorsionado, antipatía o aversión por: a) Los miembros de su propio grupo cultural o étnico. b) Las costumbres de quienes se identifican con un determinado patrimonio cultural o étnico. c) Las características físicas de su propio grupo étnico.

"Nuestra verdadera nacionalidad es la humanidad".

Herbert George Wells


Sin embargo, la atención psicológica puede evitar y disipar los traumas de la xenofobia. Si tienes a un hijo, una persona cercana o incluso tu mismo que se siente discriminado en un país extranjero, lo más conveniente es buscar apoyo psicológico que ayude a canalizar y abordar de manera adecuada estos hechos. El crecimiento del ser humano debe ser integral.

Equipo TTL


Si deseas solicitar una cita pulsa click aquí.





                                  Heika Laurens Conde

 
Regresar

¿Te gusta este post? Compártelo!