06/06/2019 - Leído 28980 veces

¡YA CRECÍ! AHORA CUENTO MI HISTORIA…

Autoestima Desarrollo infantil Dificultades de aprendizaje Dislexia Orientación escolar


¡Ya crecí!  Ahora cuento mi historia…


Gracias a esta maravillosa profesión como es la psicopedagogía y habiendo recorrido un largo camino, he tenido la oportunidad de ver crecer a mis niños, que estuvieron en pre-escolar o  primaria con grandes dificultades de aprendizaje, convertirse en jóvenes independientes, felices y desarrollando sus potencialidades con mucha motivación, ya que lograron compensar sus debilidades al ser atendidos certeramente y sistemáticamente. Pero quisiera compartir una experiencia reciente y muy ilustrativa sobre los mecanismos de compensación.

Estando yo en el sitio donde suelo almorzar, en el edificio de mi trabajo, se me acercó un señor  a preguntarme si yo era psicóloga,  porque logró ver el título de un libro que tenía en mis manos, sobre la dislexia. Le contesto que soy psicopedagoga y comienza a relatarme su historia:  “ ah, seguramente tú me hubieras tratado si yo fuera pequeño,  sabes que yo soy disléxico?¨ , me dice, pero mis padres me atendieron, y siempre, dijo enfáticamente , me reforzaban mi autoestima motivándome a que yo podría lograr lo que me propusiera y así lo hice¨, expresó con orgullo, “ soy abogado y trabajo en la empresa naviera”, pero no termina allí el maravilloso testimonio que con una gran energía me contaba el señor, continúa diciendo, “mi hijo lo diagnosticaron Déficit de atención cuando estaba muy pequeño, su mamá se dió cuenta (dice con orgullo) y lo atendimos durante toda su escolaridad y siempre con la misma filosofía, reforzando mucho su auto estima , motivándolo al logro de lo que se propusiera y muy importante. Cuando tuvo la edad apropiada, lo hicimos tomar conciencia de su “dificultad” para que así, él fuera el artífice más importante en su éxito. Hoy en día estudia Ingeniería Aeronáutica”, dice con el mayor de los orgullos y sabes? hasta decide cuando tomar su medicación que lo ayuda a concentrarse y cuando no, “es un muchacho muy inteligente”, afirma.

A mí me pareció extraordinario el relato espontáneo de este hombre, hoy un adulto, en otros tiempos  “niño con problemas” y de este padre de un muchacho en otros tiempos “con problemas” también. Encuentro maravilloso el punto en común del tratamiento o abordaje partiendo de conservar y reforzar la auto estima de “ambos niños”

Espero que esto de alguna manera sirva de inspiración y de motivación para los que en este momento se sienten preocupados por sus hijos que han sido diagnosticados con algún tipo de trastorno o dificultad.


Mercedes Feo

Psicopedagoda integrante de Tu Terapia en línea


¿crees que necesitas recibir orientación sobre los trastornos de aprendizaje?

Agenda tu cita aquí!


 
Regresar

¿Te gusta este post? Compártelo!