Todos hemos sufrido con un comportamiento pasivo-agresivo y puede incluso que los hayamos protagonizado...


Puede parecer algo paradójico, pero necesitamos más que nunca que los niños y niñas tengan tiempo para aburrirse.