Frases como “tienes que ser amigo de todos” no suelen reconfortar mucho a los niños...


Pero una vez más lo hizo. Mi hijo me sacudió mis ganas de ser realista...