Según con la Organización Mundial de la Salud, más de 60 millones de personas sufren esta alteración neuroquímica