Lo más importante es que ante el duelo y la muerte, el niño no pierda la confianza en sus afectos más seguros.


Todos hemos sufrido con un comportamiento pasivo-agresivo y puede incluso que los hayamos protagonizado.