01/12/2017

LA NAVIDAD EN FAMILIAS DE PADRES DIVORCIADOS

Orientación familiar

LA NAVIDAD EN FAMILIAS DE PADRES DIVORCIADOS


Image

En ocasiones, la separación de los padres es un mal necesario para la familia. Tomar esta decisión es difícil, sobre todo, por los hijos, para ellos el mundo en el que vivían se rompe, pasando de un escenario donde se sentían seguros a otro que desconocen. Estas fechas son especialmente difíciles para todos.

Por una parte, los niños notan la ausencia de los padres, y también es una época del año especialmente dura para los padres porque desencadenan discusiones con sus antiguas parejas para evitar las ausencias de los hijos. Ante este panorama, lo mejor es intentar normalizar la situación, poniendo en marcha unos patrones de conducta ayuden a todas las partes implicadas a manejar esta complicada situación emocional.

¿Cómo influye su edad y madurez?

Cada niño reacciona de una manera diferente,  podemos hablar de patrones de comportamiento diferentes dependiendo de la edad, aquí algunas diferencias:

• Los niños menores de 3 años suelen mostrarse más irritables, miedosos y de llanto fácil. Es habitual la vuelta a algunas pautas de conducta ya superadas como hacerse pipí en la cama o volver a hablar como cuando eran más pequeños.

• Entre los 3 y 4 años tienen miedo a ser abandonados; algunos sufren el llamado trastorno de ansiedad por separación, que se manifiesta con síntomas de retraimiento, disminución de la concentración o, incluso, con negación de asistencia al colegio. Los niños con este trastorno no suelen querer dormir fuera de casa.

• Los niños de 5 años sienten que deben decidir entre sus padres. Viven la situación con sentimientos de rechazo y decepción por el "abandono". Su rendimiento escolar tiende a disminuir. En algunos casos, si no saben expresar lo que sienten, convierten su tristeza en cierta agresividad.

• Cuando son un poco mayores, suelen reprochar a sus padres no haber resuelto sus problemas matrimoniales. Su autoestima se ve afectada y pueden llegar a desarrollar hábitos propios de edades superiores como fumar, beber o tener una mayor independencia.


Image

¿Qué ideas hay que inculcarle?

La importancia de que los padres están allí, transmitan seguridad a sus hijos. Hay que demostrarles que el amor hacia ellos no ha cambiado, que sus necesidades van a seguir cubiertas por un padre y una madre, que ya no viven juntos pero que van a estar a su lado. También recalca las ventajas de mantener la opinión positiva que el niño tiene sobre el otro cónyuge.

Especialmente en estas fechas, es fundamental que el niño pase tiempo con ambos padres y que éstos hagan todo lo que esté en sus manos para que no deje de vivir la Navidad como la disfrutaba antes. Sin complicar ni impedir que disfrute y sienta el cariño tanto de su padre como de su madre.

También podrían compartir más tiempo con los abuelos, con sus primos y el resto de la familia; así no notará las ausencias del otro progenitor como un vacío, sino como una circunstancia lógica de este período espacial lleno de visitas y cambios.


Image ¿Cómo dividir las navidades?

Procurar que los niños pasen tiempo con ambos padres es fundamental para que sientan cerca tanto el cariño de su padre como de su madre. También es esencial, que ambos progenitores, hagan todo lo posible para que sus hijos disfruten plenamente de la Navidad, como lo hacían antes.

Si los niños tienen ya criterio para elegir, pueden tomar en  cuenta sus preferencias acerca de cómo repartir los días. Pero, lo más recomendable es que sean los padres quienes tomen las decisiones, ya que el niño puede tomarse como algo muy personal su elección, pareciéndole estar queriendo más a uno que a otro, cuando ambos son sus papás. Con la decisión ya tomada, el niño no se sentirá culpable.

Respetar las tradiciones también ayudará a los niños a tomarse el tema de las fechas con mayor naturalidad. Así, por ejemplo, les será más fácil relacionar la Nochebuena con la casa de la abuela materna, el día de Navidad con la apertura de los regalos en casa de mamá o año nuevo con los abuelos paternos, si siempre ha sido así. Llegado el momento, el progenitor que pierde la compañía del niño debe evitar mostrarse angustiado o triste.

Es recomendable transmitir a su hijo a que lo va a pasar  bien y que disfrute de sus vacaciones con la otra familia. También es conveniente permitir que el niño tenga libre comunicación con ambos progenitores, hablen por teléfono, se sientan cerca el uno del otro.

La "Batalla" de los padres por los regalos navideños!

Competir por adquirir el mejor regalo para los hijos es un error. Intentar comprar su cariño con cosas materiales es peligroso y tiene su contrapartida. Aunque en el momento, nos sintamos felices viéndoles disfrutar, a largo plazo podemos convertir la relación en materialista e interesada. Los niños pueden convertirse en manipuladores y dejar de pasar tiempo con nosotros, por ejemplo, si no les regalamos cosas constantemente. Para evitar manipulaciones o comparaciones poco deseables, lo ideal es pactar con el otro los regalos que van a recibir los niños y repartir su coste económico sin entrar en competiciones.

Celebra la Navidad con tus hijos

Es importante buscar el bienestar de los niños, evitando la sensación de vacío, a pesar de que, si la separación ha tenido lugar recientemente, no tengas el cuerpo para fiestas. Para ello, reserva tiempo para montar el árbol de Navidad o el nacimiento, cocinar juntos alguna receta navideña, escuchar villancicos y compartir un rato de juegos con los primos o con los abuelos. Lo más importante para los niños es vivir la Navidad en un ambiente relajado, sin disgustos, ni discusiones. El mejor regalo es una Navidad feliz.

Evita sobreproteger a tus hijos en Navidad, si el resto del año, el momento de ver a su padre o a su madre llega cada 15 días, en Navidad sucede lo mismo y no se debe dramatizar. Evita pensar que el niño se va a poner triste por no estar con su padre o su madre porque la situación forma parte de la vida cotidiana.

Image


Fuente: https://www.todopapas.com/ninos/psicologia-infantil/las-navidades-de-hijos-de-padres-separados-123



Si te identificas con este caso y consideras que necesitas terapia, pide tu cita aquí: 










 
Regresar

¿Te gusta este post? Compártelo!