21/05/2017

FATIGA MENTAL

Depresión Ansiedad Calidad de vida

 EL PELIGRO DE LA FATIGA MENTAL

Image

¿Qué es la fatiga mental? es ese cansancio que nos impide poder concentrarnos, que nos impide poder funcionar con normalidad… ahí donde aparece el dolor de cabeza, o el agotamiento. Al principio te   cuesta dormir, la comida te cae mal, tienes problemas sexuales, el cuello duro y apenas pones un pie en el trabajo sientes que se te parte la cabeza. Unos meses después empiezas a llegar al trabajo arrastrando los pies, careces de motivación, rindes poco y buscas excusas para faltar. Generalmente piensas que es estrés” y sigues. El burnout o el “síndrome del quemado” (la sensación de haber fundido motores) ya afecta a 1 de cada 3 profesionales que trabajan con personas.

CAUSAS

Cuando alguien nos dice que está cansado, normalmente pensamos de inmediato que ha realizado un gran esfuerzo físico. Pero… ¿qué ocurre cuando lo que sentimos es un agotamiento mental? Es otra dimensión más compleja donde se puede juntar el cansancio físico, junto con la tensión, los problemas del día a día, el estrés, algunos problemas determinados e incluso una mala alimentación que nos está debilitando sin que nos demos cuenta. 

•    Muchas horas de trabajo.

•    Falta de un descanso reparador.

•    Presencia obstáculos en nuestro espacio de trabajo, o una mala ergonomía, alta o baja ventilación, malos olores, poca luz, una postura incómoda a la hora de trabajar, muchas horas en la misma posición, malos asientos o computadoras que nos afectan a la vista.

•    Alteraciones digestivas, alimentación a deshora, hambre, digestión difícil.

•    Perturbaciones emocionales, ansiedad, depresión, cambios drásticos, pérdidas, problemas en la casa o en el trabaj

•    Una nutrición deficiente.

•    Poco tiempo para nosotras mismos.


Image

SÍNTOMAS

Las principales manifestaciones de este síndrome son:

•    Sentimiento de agotamiento, fracaso e impotencia.

•    Baja autoestima.

•    Poca realización personal.

•    Estado permanente de nerviosismo.

•    Dificultad para concentrarse.

•    Comportamientos agresivos.

•    Dolor de cabeza.

•    Taquicardia.

•    Insomnio.

•    Bajo rendimiento.

•    Absentismo laboral.

•    Aburrimiento.

•    Impaciencia e irritabilidad.

•    Comunicación deficiente.


Image

PREVENCIÓN

La primera medida que deben tomar es evaluar las situaciones que generan el estrés y la ansiedad en el trabajador y tomar las decisiones y las medidas adecuadas para intentar reducirlo.

Por otro lado, es recomendable que los trabajadores modifiquen las expectativas que tienen en el trabajo. No se trata de que el empleado renuncie a sus ambiciones y aspiraciones. Simplemente debe buscar un punto intermedio que se ajuste más a la realidad y ver la situación como una oportunidad para aprender y crecer en otros ámbitos diferentes a los que se había propuesto inicialmente.

1. Establecer tiempos:

Disponer al día de unas dos horas al menos para ti, es esencial. Un instante de tiempo para descansar y pensar en tus cosas, tus proyectos, pensar en el presente que tienes ahora y en cómo podrías mejorarlo. Tómate un rato para salir a pasear, hablar con amigos, tomarte un baño relajante, un instante de soledad donde hablar contigo mismo, quererte y relajarte.


Image

2. La importancia de una buena alimentación:

Es esencial que desayunes (aunque no tengas hambre) y hacer una dieta balanceada, de ese modo combatimos el estrés y luchamos contra la fatiga mental desde nuestro organismo hacia afuera.

Mantenerse hidratados es fundamental,  los jugos naturales son ideales para mantenernos en forma y activos a lo largo del día, aportan energía a nuestro cerebro para estar despejadas, evitando la fatiga mental.

3. Claves para fortalecer tu ánimo y tu motivación

La fatiga mental tiene mucho que ver también con nuestra motivación del día a día, con esas pequeñas cosas que al final, acaban construyendo “grandes problemas” sobre-dimensionando la realidad o restándole el verdadero foco para enfrentarlo.  Problemas en el trabajo,  desavenencias familiares,  la obligación de un hogar que mantener y poco tiempo para nosotras mismos, son algunas de los elementos que aportan cansancio y se acumulan transformándose en  fatiga.

Los cambios no se pueden conseguir de pronto de hoy para mañana, así que empezaremos con cosas pequeñas. Ponte alguna meta fácil de conseguir hoy mismo: después de trabajar te tomas media hora para ti. Para tomar un café en una cafetería, para comprarte un libro o incluso un diario donde empezar a escribir tus pensamientos. Una cosa sencilla que conseguir.

La fatiga mental puede derivar en una depresión,  para evitarlo empieza a poner límites, a alimentarte mejor y a buscar tiempo de ocio para ti.

Si la fatiga mental persiste se recomienda acudir a un especialista (psiquiatra o piscólogo) que te puedan apoyar!


Image

Fuente:

http://www.dmedicina.com/enfermedades/psiquiatricas/sindrome-de-burnout.html

Si te identificas con este caso y consideras que necesitas terapia, pide tu cita aquí: 


 
Regresar

¿Te gusta este post? Compártelo!